Ilusión

Deseo
Deseo

Sólo un cristal la separa de aquello que desea, lo ve tan nítido: un mundo mágico solo para ella. Nada existe alrededor, los paseantes caminan ajenos a esa niña que mira juguetes en un escaparate, la brisa marina llega hasta aquí como queriendo participar en este momento, ella sí intuye el encanto.

Es todo tan simple ahora, solo mirar y desear. El tiempo no existe y si pasa, ella no lo sabe. Nunca los instantes fueron tan largos, nunca cupieron en ellos tantas cosas.

Los ojos abiertos, grandes, muy grises, el reflejo de la mirada de la inocencia, de la vida que bulle dentro, de ese sentimiento intenso de emoción ante el objeto de deseo. Ilusión.

Ilusión
Ilusión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *