Terciopelo

Ese tacto de terciopelo…necesitamos pararnos un tiempo, sin prisa, para sentir esa suavidad. Los dedos suben y bajan en cada pétalo. Es sólo un detalle más de los infinitos que nos reserva la naturaleza.

terciopelo

En cuanto posamos la mirada en estas rosa de terciopelo y observamos de cerca esos brillos blancos sobre fondo granate, en seguida nos entra el deseo de acariciarla sólo para apreciar esa textura sedosa.

La delicadez va acompañada
La delicadeza va acompañada

Y cuando el terciopelo se multiplica en varias rosas y crea una perspectiva de belleza, empezamos a imaginarnos una música que va de su mano.

Ahora ya está capturada para siempre esta delicadeza, esta belleza.

rosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *